Road trips

Una manera diferente de viajar es haciéndolo al volante de un automóvil en busca de las aventuras de la carretera. Porque un viaje “normal y corriente” nos permite descubrir y disfrutar del lugar que visitamos durante un fin de semana o quince días, pero un road trip es una alternativa en la que descubrimos que el destino no es solo un lugar concreto y estático, sino que destino también es aquello que vemos moverse desde nuestra ventanilla, lugares y personas que te miran al verte pasar, que te atienden o que te acogen de día o de noche. Aquí el camino se convierte en protagonista, el objeto de nuestra experiencia vital: el tan ansiado destino de nuestro viaje es el propio camino.

No hay que confundir un road trip con viajar en auto. Viajar en auto es lo que hacían nuestros padres cuando, durante los años setenta y ochenta del siglo pasado, se tiraban doce horas en la carretera (y nosotros en los asientos de atrás; esto es, la abuela, el perro, las maletas, la bicicleta y hasta el canario) para llegar al pueblo de turno de la geografía española donde pasaríamos el mes entero de julio o agosto. Viajar en auto es, también, los que miles de aficionados al esquí hacen cada fin de semana durante el invierno y que les lleva a su estación favorita. El denominador común de viajar en auto es el destino, aquello que nos espera y que disfrutaremos una vez que hayamos llegado. En cambio, cuando inicias un road trip ya has llegado, ya puedes empezar a disfrutar.

Algunas particularidades de un road trip son:

En primer lugar, te tiene que gustar conducir. Sencillo, ¿verdad? Si te gustaba el anuncio de BMW con la mano fuera de la ventanilla deslizándose con el viento hasta que la voz en off pronunciaba la famosa pregunta, entonces prepara tu próximo viaje y sal a la carretera.

Sin prisas. Nadie nos espera, nada nos empuja, todo está donde tiene que estar y tu solo tienes que dejarte llevar por las líneas de la carretera. Hay mil maneras de planificar un road trip: desde tu casa y con tu propio automóvil, hasta viajar a otro continente y alquilar uno en una ciudad para devolverlo en otra. Personalmente, y ya que nuestro automóvil los cogemos día sí y día también, prefiero darme el capricho de alquilar alguno de los autos de mis sueños para hacer el viaje de mis sueños. Suena bien, ¿verdad?

Lo más común son los viajes en automóvil, pero no te olvides de las autocaravanas o de las motos, si eres motero o motera. Un viaje en autocaravana es llevarse la casa a cuestas, como los caracoles. Te da una libertad diferente al no tener que estar pendiente de encontrar un motel.

La buena música y las buenas charlas te acompañan todo el camino. Buena música porque tú decides qué escuchar en todo momento, de hecho, te puedes preparar un buen USB con esas mil canciones que te llevarías a una isla desierta. Y buenas charlas porque tú y solo tú decides con quién ir y hasta, a veces con suerte, de qué hablar.

En resumen, un road trip es aquello tan sencillo y a la vez genial que dijo una vez Antonio Machado y que aquí parafraseo toscamente: “Viajero no hay destino, se hace destino al viajar”.

IMG_4324

IMG_4315

IMG_3736

2013-09-10 13.45.24

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s