Harbin (I)

Durante estos días de invierno, y hasta que el frío diga basta, tiene lugar en Harbin uno de los festivales de hielo y nieve más espectaculares del mundo. En este festival se pueden ver estatuas gigantescas de nieve y edificios enteros construidos completamente en hielo, mientras paseamos a unos frescos 30 grados bajo cero. La sensación nada más salir del aeropuerto y encontrarte cara a cara con semejantes temperaturas es de puro estremecimiento. Lo primero que notas son los pelos de la nariz endurecerse porque se congelan a la primera aspiración gélida, las orejas rápidamente te exigen el gorro que llevas en la maleta y hasta te cuesta abrir y cerrar los ojos porque las pestañas se quedan pegadas entre ellas.

Cuando llegas a la ciudad, l hay que dirigirse al hotel y poner en práctica la técnica de la doble capa: doble capa de pantalones, doble capa de calcetines, doble capa de camisetas, doble capa de guantes, doble capa de todo. Es el único lugar donde no me ha sobrado nunca una prenda de ropa. Todos los comercios tienen en la entrada unas cortinas gruesas y pesadas para evitar que el frío se cuele impunemente. Nosotros entrábamos y salíamos de ellos cada 30 minutos como máximo para no congelarnos.

Uno de los lugares más concurridos y animados esta época del año es el río. La ciudad lo mantiene secuestrado durante los meses de invierno ya que se congela completamente y se convierte en una rambla llena de atracciones. Para cruzar el río se llega a tardar cinco minutos de lo ancho que es. Ves a lo lejos hasta coches circulando tan tranquilamente y caballos arrastrando carrozas.

Esta es la bienvenida con la que nos recibe una de las ciudades más bonitas y diferentes de China. Porque Harbin es hoy en día un reflejo de su pasado ruso. La arquitectura de la ciudad y su zona al otro lado del río con las casas típicas de veraneo rusas (las dachas), nada tiene que ver con el resto del país. Una de las despedidas de año más divertidas la pasamos en un restaurante ruso muy típico y en el que, realmente, cenamos entre familias rusas que cantaban y reían y lo pasaban en grande. Como nosotros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s